Un mundo diferente, salvaje, ANIMAL.

2.- ARTRÓPODOS

DOCUMENTALES


LOS ARÁCNIDOS


ESCARABAJO GOLIAT

Esta especie de escarabajo proviene de la familia de los escarabeidos, denominación bajo la cual se engloban todos los escarabajos de gran tamaño, además de presentar llamativos colores.  La historia egipcia nos revela que este insecto era considerado como símbolo sagrado de inmortalidad. Se trata del mayor insecto en cuanto a tamaño y se encuentran mayoritariamente en las selvas de África y zonas cálidas.  Presenta unas largas antenas que hacen de órganos sensoriales.

Su cuerpo es robusto y compacto y de la cabeza le sobresale un cuerno.  Sus dos alas se protegen de élitros, de textura más endurecida y combina el negro y el blanco.  Se alimentan de polen, néctar, frutas y savia.  Un escarabajo en edad adulta puede llegar a medir entre 5 y 10 centímetros y pueden alcanzar los 100 gramos de peso.  De hecho, cuando vuelan, debido a su tamaño, emiten un sonido vibrante similar al de un helicóptero.

Mantis Religiosa

Este insecto tiene su origen en el sur de Europa y pertenece a la familia de Mantidae.  Presenta una longitud de entre 4 a 6 cm y se trata de una especie terrestre y diurna.  Tiene la capacidad de girar la cabeza hasta 180 grados, además de dos ojos compuestos y tres ocelos en el medio que le facilitan un campo visual mayor. Sus patas delanteras poseen unas espinas para poder atrapar y sujetar sus presas y las traseras son cuatro.  También están provistas de alas.

Se alimentan de diversos insectos como moscas, arañas, grillos, polillas, e incluso entre ellas mismas.  Devoran a su presa por la cabeza y la atrapa con sus patas delanteras.  Se trata de un insecto muy voraz y habita en zonas cálidas, cultivadas y de matorral. Viven en ramaje o tallos de plantas.  Se encuentran gran diversidad de especies, la más común de las Mantidae,  es la Mantis Religiosa, suele ser verde o parda.  Por lo general, viven unos doce meses y al transformarse en adultas pasan un proceso de muda en seis ocasiones.

La hembra desprende feromonas que atraen inevitablemente al macho, que será devorado tras ser fecundada. Ésta puede ser copulada por más de un macho.  La duración es de unas dos horas y en la época otoñal  tendrá lugar la puesta de huevos, los cuales salen con una espuma que los protege al endurecerse.  En primavera los huevos se abren, de cada bolsita pueden salir unos 200, e incluso 300 huevos.

Cuando se sienten amenazadas, rápidamente abren sus alas para dar una imagen más amenazadora, y pueden mantenerse erguidas con las patas delanteras extendidas verticalmente. También dan sensación de ataque cuando coloca su tórax y sus patas delanteras hacia atrás.


Las Mariposas

La mariposa o polilla es el estado adulto de este insecto volador.  Se encuentran miles de especies repartidas por todo el mundo, y pueden ser diurnas o nocturnas.  Generalmente las hembras son más grandes que los machos y presentan una coloración diferente.

En cuanto su morfología en estado adulto, se distinguen tres partes; la cabeza, el tórax y el abdomen.  Presentan cuatro alas escamadas y diseños y colores muy diversos.

Hasta llegar a convertirse en mariposa, este insecto pasa por un proceso de desarrollo.  La primera etapa es el huevo, que más tarde se convertirá en oruga o larva, en esta segunda etapa se centra en la alimentación y el crecimiento.

En la tercera etapa, crisálida, se da la transformación de los tejidos finos de la larva a las estructuras que darán forma al insecto. Finalmente se convierte en mariposa, en cuya etapa se cubren la función reproductiva y móvil de la especie, emigra y coloniza hábitats nuevos.  La hembra pone cientos e incluso miles de huevos.

Su alimentación se basa principalmente en las plantas, algunas especies comen únicamente un tipo de planta.  Mediante la espiritrompa succionan el néctar de las flores; se trata de una estructura bucal extensible.

La mariposa de mayores dimensiones encontrada hasta ahora,  es una hembra de unos 30 cm  de envergadura, y se encuentra en Papúa Nueva Guinea. Recibe el nombre de Ornithoptera Alexandrae y es una especie que está protegida.


Las Libélulas

Las libélulas son insectos de tipo artrópodo y muestran una implacable habilidad para volar.  Gracias a que pueden agitar sus alas de forma diferente, son capaces de regular la velocidad de su vuelo.

Su hábitat se sitúa en bosques o jardines, pero siempre están cerca de agua, ya sean ríos, lagos, estanques o zonas pantanosas, debido a que la hembra deposita allí sus huevos después de la cópula. La mayor parte de vida la pasan en estado de larva, luego, en la fase adulta pueden alcanzar los cuatro meses de vida.

Se alimentan de otros insectos voladores, ya sean moscas, mosquitos o abejas e incluso de otras libélulas.  Las libélulas se caracterizan por tener una excelente vista, y esto es debido a la estructura de los ojos cuya morfología permite casi los 360 grados de campo visual.

Destaca de sus características la perfilada técnica de camuflaje.  Gracias a los movimientos que realizan son capaces de crear una ilusión óptica, se proyectan a sí mismos, de forma que la presa no se percata del rápido ataque que va sufrir.

Los expertos han encontrado miles de especies de libélulas, pero la más común es la denominada Anax junius, cabe destacar un dato sorprendente; puede llegar a volar a una velocidad de 85 Km por hora.


El Ciempiés

El ciempiés pertenece a la familia de los artrópodos, de la clase de los miriápodos.  Existen infinidad de especies, pero todos tienen en común su cuerpo alargado y estrecho, muy segmentado y disponen de muchas patas o “pies”.  Los ciempiés en concreto, tienen dos patas por segmento o por anillo, estos anillos articulados les permite moverse o retorcerse como necesiten.  Las dos primeras patas tienen unas glándulas venenosas.  Disponen de 15 a 170 pares de patas, las cuales tienen espinas y uñas.

Se alimenta de cualquier tipo de insecto, lombrices y moluscos.  Se trata de un animal predador que devora cualquier insecto que se arrastre por el suelo.  Incluso las hembras deben proteger a sus huevos de los machos, escondiéndolos y luego dejándolos a su suerte.  El ciempiés es agresivo y no se hecha atrás a la hora de luchar por su presa, hace uso de su veneno para paralizar a su rival, y es esquivo por que se entierra en el suelo.

Son terrestres, pero les gusta las zonas húmedas y la oscuridad, en las épocas de más sequía permanecen prácticamente bajo suelo.  Se encuentran, por todo el mundo, en áreas templadas y tropicales, no obstante tiene un alto grado de adaptabilidad. Tiene un color marronoso apagado  y presentan muy variados tamaños.  Su cabeza dispone de dos mandíbulas y dos largas antenas que le guían por el espacio, ya que sus ojos no le ofrecen apenas visión de su entorno, de hecho algunos ciempiés son totalmente ciegos, según el hábitat en el que vivan.