Un mundo diferente, salvaje, ANIMAL.

Araña Atrax

La araña atrax es una especie venenosa nativa del este de Australia. Se la conoce como araña (o inadecuadamente tarántula) de Sídney con tela en embudo (Sydney funnel-web spider). Antes se clasifica como miembro de la familia Dipluridae, aunque recientemente ha sido incluida entre las Hexathelidae.

Los colmillos de los quelíceros poseen grandes sacos de veneno. El macho alcanza hasta 5 cm, la hembra 6 a 7 cm. Su color es azul-negro o marrón brillante con pelos aterciopelados en el opistosoma (abdomen). Tienen patas brillantes, sólidos, una fila de dientes a lo largo del surco del colmillo y otra fila en sus garras. El macho es pequeño, más delgado, y tiene las patas más largas.

Se oculta debajo de rocas y maderas caídas. También están en suelo húmedo debajo de casas, de grietas en rocas de jardines y en estiércol vegetal. Sus telas miden de 20 a 60 cm de largo, y se encuentran en tierras con una humedad estable. Soportan altas y bajas temperaturas. La entrada de la tela es en forma de “Y” o de “T” y la tejen moldeando una forma de embudo. De ahí el nombre en inglés para este tipo de arañas (funnelweb).

Atrax robustus es probablemente una de las tres arañas más peligrosas del mundo y son consideradas por algunos como las más peligrosas.

El estudio de los registros de mordeduras parece indicar que los machos deambulantes causan la mayor parte de las mordeduras mortales a humanos. Los machos, reconocibles por el segmento final del pedipalpo modificado, son agresivos y tienden a deambular durante los meses de calor en busca de hembras receptivas para aparearse. Aparecen en ocasiones en piscinas y garages o cobertizos en zonas urbanas, donde el riesgo de interacción con humanos es mayor.

Aparentemente entre el 10% y el 25% de las mordeduras de estas arañas acarrean la inoculación de cantidades apreciables de veneno,[1] pero dado que no es posible predecir cuándo es el caso, todas las mordeduras deben tratarse como potencialmente mortales.

Se han registrado 13 muertes (7 de ellas en niños) en Australia en el s. XX debidas a la mordedura de esta especie.[1] En los casos en los que se pudo comprobar el sexo de la araña, se comprobó que habían sido machos.

El veneno de Atrax contiene un gran número de toxinas diferentes, englobadas bajo el nombre de atracotoxinas (ACTX). La primera toxina en ser aislada fue la δ-ACTX. Esta toxina produce síntomas de envenenamiento en monos similares a los observados en los casos de mordeduras a humanos, por lo que se considera que la ACTX es responsable de los efectos fisiológicos del veneno.

La ACTX opera abriendo canales de sodio. Son neurotoxinas presinápticas que mediante la apertura de canales de sodio producen la activación espontánea y repetida en neuronas del sistema motor y autónomo.

A pesar de ser extremadamente tóxico en primates, el veneno es relativamente inócuo en otros animales, incluidos perros, gatos, caballos, conejillos de indias, pollos e incluso sapos de caña.

El veneno de las hembras se consideraba menos potente que el de los machos, pero recientemente se ha demostrado que no es así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s