Un mundo diferente, salvaje, ANIMAL.

LA MORENA

La Morena
Del orden taxonómico anguilliforme, este asombroso pez puede ser encontrado a diferentes profundidades de la mayoría de los mares tropicales y subtropicales del mundo. Con forma de serpiente y la boca siempre abierta exponiendo sus afilados dientes, da la impresión de un peligroso animal, pero que en general si no es molestado no representa peligros mayores.

Se puede distinguir de sus otros congéneres por la ausencia de las aletas pectorales y los colores más vivos de su hermosa piel, que por evolución ha perdido las escamas y se recubre de una mucosa que la protege del rozamiento de su entorno, y facilita aún más el desplazamiento.  Su color es marrón casi uniforme en todo su cuerpo, con manchas amarillas más evidentes en su adultez.


Tiene la cabeza achatada y termina en un hocico alargado, la abertura de la boca se alarga hasta debajo de los ojos. La aleta dorsal y la aleta anal se extienden desde la cabeza hasta la cola, permitiéndole un desplazamiento ondulatorio bastante eficaz en su ecosistema. La forma de los dientes depende de la especie, algunos son afilados y puntiagudos para desgarrar, y otros son achatados y fuertes, como molares, para machacar crustáceos. Resulta concluyente que son carnívoras por excelencia, y su técnica de caza es tan efectiva que no se detienen ante presas demasiado grandes.

El hábitat preferido por las morenas, son los arrecifes de coral, rocas, agujeros y grietas, por donde se mueve con asombrosa facilidad gracias a su evolucionada morfología. Allí se esconde todas las jornadas diurnas, y espera la caída de la noche para cazar presas, entre las que están peces de todo tipo, moluscos, crustáceos y cefalópodos, además su gran sentido del olfato le permite detectar individuos enfermos y moribundos a gran distancia. Muchas veces espera pacientemente en la puerta de su cueva a que pase alguna presa desprevenida.

El ciclo reproductivo de las morenas, empieza con el cortejo en los meses de verano justo cuando las aguas son más cálidas. Macho y hembra se envuelven, y cuando la hembra desova el macho fecunda los huevos. Las larvas de unos 7,5 centímetros en forma de hojas, flotan por aproximadamente ocho meses antes de incorporarse al arrecife. Un dato curioso de estos estupendos peces es que algunos son hermafroditas.

Son agresivas al intentar defenderse ferozmente de sus cazadores, al sentirse acorralada se enrosca y lanza atroces mordidas defensivas. Pero sin ser molestadas se mantienen alejadas de los seres humanos. De todas las morenas, sólo un pequeño porcentaje son venenosas. Además muchos aficionados las crían en acuarios por su belleza exótica, hay que asesorarse de cuáles son las especies aptas para este fin, que sean no sólo domesticables sino que no representen peligro para los demás compañeros del acuario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s